Unidad de atención a víctimas de delitos

domestic violence

En IPJ contamos con un servicio de atención especializada a víctimas de cualquier tipo de delito (contra la libertad sexual, violencia de género, agresiones, delito común, etc.). Nuestros profesionales le acompañan y orientan para poder afrontar con éxito su personal proceso de recuperación.

Sufrir un delito constituye, en un gran porcentaje de casos, un hecho potencialmente traumatizante y capaz de generar en la persona lesiones y secuelas perdurables en el tiempo. Algunas de esas personas pueden afrontar, con sus propios recursos personales y el apoyo de su entorno, su individual proceso de victimización pero otras muchas se ven desbordadas y necesitan recibir atención profesional que les oriente y acompañe en su recuperación.

La unidad de victimología tiene como finalidad proporcionar una atención especializada y de calidad a todas aquellas personas que han sido objeto de la violencia. Desde IPJ somos conscientes de la situación que muchas personas viven tras sufrir un hecho violento y sensibles a las necesidades que aparecen al afrontar el proceso de victimización. Es por ello que nuestro equipo de psicólogos y criminólogos han unido su experiencia para poner a disposición de las víctimas de cualquier tipo de delito un novedoso servicio que incluye:

ORIENTACIÓN PSICOJURÍDICA

Con la denuncia la víctima entra en contacto con el sistema de justicia. Tomar la decisión de denunciar los hechos no siempre es fácil. El miedo, la vergüenza, el desconocimiento o la expectativa de que el sistema no responderá adecuadamente a nuestras necesidades pueden dificultarnos decidir qué será lo mejor en nuestro caso. En la UV le ayudaremos en esa decisión y le orientaremos ante aquellas dudas que puedan surgirle. Así mismo, las víctimas disponen de programas estatales destinados a compensar el daño causado por la violencia, la UV le informará de forma clara y sencilla cómo poder acceder a ellas. La orientación psicológica supone el acompañamiento y la amortiguación de la tensión emocional de la persona en los primeros momentos tras sufrir el delito. Incredulidad, rabia, sentimientos de amenaza, estado de alerta e incluso cierto sentimiento de culpa, a pesar de ser en absoluto responsable, son reacciones emocionales normales. La familia y las personas cercanas son de vital importancia para la víctima en este período. En la UV asesoramos también a los familiares, víctimas indirectas de la violencia, para poder ayudarla adecuadamente y prevenir el establecimiento del trauma psicológico.

TRATAMIENTO DEL TRAUMA PSICOLÓGICO

Cuando los propios recursos de la persona no son suficientes para afrontar el impacto emocional del suceso podemos decir que se ha generado daño psicológico. Aparecen entonces síntomas capaces de limitar significativamente la vida de la persona y afectar a su esfera personal, social y profesional. En este caso es imprescindible recibir ayuda profesional para tratar las lesiones y secuelas psicológicas. En IPJ apostamos por la formación continua de nuestros profesionales lo que nos permite trabajar con las últimas terapias en el tratamiento del trauma y ofrecerles las más eficaces propuestas psicoterapeúticas.

VALORACIÓN FORENSE

El estado mental de la víctima puede tener repercusiones jurídicas. Jueces y abogados, frecuentemente, solicitan dictámenes periciales sobre el daño psicológico en víctimas de delitos violentos. Expertos en la elaboración de informes periciales en el ámbito penal.

ACOMPAÑAMIENTO A JUICIO

Atravesar el sistema de justicia supone, a menudo, recordar y volver a vivir de nuevo el suceso traumático. Una buena preparación psicológica amortigua los posibles efectos negativos de esta segunda victimización. En la UAV dotamos a la víctima de estrategias para afrontar el juicio, trabajamos la ansiedad anticipatoria y si es necesario, acompañamos a juicio.

PREVENCIÓN DE LA REVICTIMIZACIÓN

Por último, conocedores de que ser víctima de un delito aumenta el riesgo de una futura victimización estudiamos detalladamente las circunstancias de la persona y, junto a ella, diseñamos un adecuado plan de seguridad en el que proponemos el cambio de aquellos hábitos y aspectos personales que la hacen vulnerable para prevenir un nuevo episodio .

La Unidad de Atención a Víctimas de delitos le recuerda

1) El único responsable y culpable de lo ocurrido es el agresor NO usted.
2) No se detenga en plantearse preguntas sin respuesta (¿Por qué a mí?, Si hubiera…) Continúe con su proceso de recuperación. Podemos tratar de prevenir que algo malo nos suceda pero no podemos controlar nuestro entorno y la conducta de los demás.
3) El apoyo familiar y social amortigua el daño que el delito ha ocasionado a la víctima y previene la aparición de lesiones y secuelas psicológicas graves.
4) Es posible que necesite atención especializada y acudir a un profesional especializado. NO ESTÁ SOLO. Pueden ayudarle.
5) Si su familiar ha sufrido un delito permítale que afronte su dolor, respete su ritmo, escúchele sin buscar explicaciones a lo acontecido y muéstrele su apoyo. Si no se siente preparado solicite orientación.


'Unidad de atención a víctimas de delitos' has no comments

Be the first to comment this post!

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Instituto de Psicología jurídica científica, Todos los derechos reservados,Política de protección de datos.