VICTIMA, ¡PUEDES VOLAR!

Landing on water

La leyenda del Ave Fénix

 

Dice la leyenda cristiana que el ave Fénix anidaba en un rosal del Jardín del Paraíso…Cuando Adán y Eva fueron expulsados por comer del fruto prohibido, la espada del ángel que los desterró prendió fuego al nido del Fénix con una chispa y ardió. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso y resistir la tentación se le concedió el don de la inmortalidad y la capacidad de renacer de sus cenizas. Cuando debía morir, construía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un huevo, lo empollaba durante tres días y al tercero ardía quemándose completamente. Cuando se reducía a cenizas, volvía a nacer del huevo eterno y resplandeciente. El Fénix es un símbolo universal empleado por diversas culturas. Simboliza la inmortalidad y la capacidad de volver a la vida.

Esta bonita leyenda bien nos sirve para representar la capacidad innata de todo ser humano para restablecerse, recuperarse y salir fortalecido de situaciones críticas, dolorosas y de momentos que ponen a prueba nuestra fortaleza ante la adversidad. Todos, desgraciadamente, tenemos que enfrentarnos a lo largo de la vida a alguna de estas situaciones: muerte de un familiar, una separación, la pérdida de la salud, sufrir un delito violento o un familiar, un accidente, problemas laborales o cualquier otra experiencia difícil. ¿Recuerdas cómo saliste adelante? ¿Qué herramientas empleaste en ese momento para poder continuar con el curso de tu vida indemne?

En los momentos difíciles conviene echar la vista atrás y dar valor a nuestras experiencias de dolor, legitimar aquello que hicimos y que nos ayudo a estar dónde estamos ahora. En la mayoría de los casos hicimos lo que pudimos. Propongo en este caso a las víctimas directas e indirectas de la violencia creer por un instante que son como ése ave capaz de volver a volar después del desastre.

Sí, la experiencia de la victimización es superable.

PIENSA CÓMO RESOLVISTE OTRAS SITUACIONES COMPLICADAS: Apunta en un papel esas experiencias negativas y reflexiona acerca de qué fue lo que te ayudó a resolver en ese momento; la familia, el trabajo, un hobby (leer, escribir, el deporte, etc) ayudar a otros que pasaban por la misma situación y compartir con ellos tu experiencia etc… Quizás las heridas que ha dejado la violencia en tu vida son más profundas que las pasadas pero si superaste con éxito otros momentos dolorosos quiere decir que cuentas con recursos personales para, al menos, intentarlo ahora.

EVALÚA TUS HERRAMIENTAS: Después de apuntarlas, conviene evaluar si esas herramientas fueron positivas o negativas. Insisto, si te ayudaron a estar aquí debemos darle valía a todas ellas pero existen estrategias más y menos adaptativas. Las primeras te ayudarán a salir fortalecido y las segundas posiblemente acarrearan más problemas asociados aunque alivien tu dolor en ese momento. El abuso de alcohol, drogas, psicofármacos sin prescripción médica, los juegos de azar, conductas de riesgo para tu salud, la venganza son conductas que si bien calman tus heridas en el momento generarán más dolor en tu vida y la de tus seres queridos. Busque apoyo, comparta con otros su experiencia, enfrente poco a poco y  aceptando sus límites aquello que teme (salir a la calle, reincorporarse al trabajo, etc.) trate de mantener un estilo de vida equilibrado, permítase disfrutar de nuevo con las actividades que antes practicaba (deporte, ocio, etc.), plantéese nuevos objetivos, metas y relaciones reales y alcanzables, no se culpe, dedíquese palabras de aliento e inicie una psicoterapia que le ayude a aceptar lo sucedido. INTÉNTALO! VUELA!

LA UNIDAD DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS LE RECUERDA:

- No fue culpa suya
– Dispone de una gran cantidad de recursos personales para hacer frente a su experiencia de victimización. Póngalos en marcha! Vuele!
– Utilice herramientas y estrategias de afrontamiento positivas.
– Evite el abuso de psicofármacos.
– A veces el dolor es tan fuerte que puede necesitar ayuda profesional. Infórmese y acuda a un profesional para continuar con su proceso de recuperación. La psicoterapia puede ayudarle.

Susana Laguna

Psicóloga Forense y Victimóloga 


'VICTIMA, ¡PUEDES VOLAR!' has no comments

Be the first to comment this post!

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Instituto de Psicología jurídica científica, Todos los derechos reservados,Política de protección de datos.