Entrevista Paco Lobatón

PACO LOBATON

“Aprendí de las víctimas su generosidad casi ilimitada, su fuerza para sobrevivir conviviendo con el dolor”

Periodista y presentador. Conocido por exitosos programas como “Quién sabe dónde”. Ganador de dos TP de oro al Mejor Presentador. Es autor de los libros Escríbeme a la guerra y A corazón abierto. Empático y querido por el público por su rigor y por estar al lado de los más frágiles. En la actualidad presenta Crimen & Investigación, canal especializado en el análisis del delito y sus víctimas.

Sr. Lobatón, como es costumbre en nuestras entrevistas, nos gustaría conocer en primer lugar ¿Qué valoración hace de la situación de las víctimas de la violencia en nuestro país?

El impacto del terrorismo durante décadas, y el de acciones terroristas de gran magnitud como el 11M, ha hecho inevitable que el concepto de víctima se asocie prioritariamente a este tipo de delito. La segunda gran categoría -a cuya emergencia hemos asistido en los últimos años- es la de las víctimas de la violencia de género. El resto de las víctimas – las de delitos violentos, o las de personas desaparecidas sin causa conocida- han quedado en un plano secundario, o, en algunos casos han sufrido la victimización añadida de ser ignoradas por la Administración y olvidadas por la gran opinión pública. Es de esperar que el “Estatuto de la víctima” permita superar cualquier tipo de discriminación entre víctimas, y, sobre todo, que se dote de herramientas y recursos suficientes para proveer un amparo universal a todas ellas.

Tratar con el sufrimiento del otro no es fácil porque nos enfrenta a nuestra propia vulnerabilidad. “Quien sabe dónde”, programa que presento desde 1992 hasta 1998, supuso sin duda un éxito profesional pero ¿Qué supuso a nivel personal compartir el dolor de los familiares de los desaparecidos? ¿Aprendió algo de todos ellos que pueda ayudar a otras personas en la misma situación?

Personalmente, la cercanía con tantas situaciones de dolor e incertidumbre, influyó en mis convicciones sobre la solidaridad como clave de la convivencia y cómo la forma más tangible de hacer sociedad. Porque una sociedad sólo merece ese nombre si se ocupa de sus miembros más vulnerables. Su fortaleza se mide en su capacidad para amparar la fragilidad.
Aprendí de las víctimas su generosidad casi ilimitada, su fuerza para sobrevivir conviviendo con el dolor y librando una lucha constante contra la rémora del rencor o el impulso -tan humano, por otra parte- de revancha.

En “Quién sabe dónde” eran las víctimas las verdaderas protagonistas y fue líder de audiencia en su franja horaria durante años. Parece por tanto que es posible hacer televisión de calidad lejos del morbo y el sensacionalismo. ¿Por qué entones, en su opinión, son en la actualidad los agresores los que ocupan el mayor espacio televisivo y, en general, la atención de los medios?

En el conjunto de los medios, pero sobre todo en la televisión, se han impuesto los intereses mercantiles por encima de cualquier consideración de responsabilidad social o ética. Y, además, esa dinámica resulta imparable por la ausencia de mecanismos reguladores. El Consejo Estatal de Medios Audiovisuales que contemplaba la Ley Audiovisual de 2010 fue abortado con la llegada del PP al gobierno. Los contenidos de todo tipo son ahora dejados al arbitrio de un Comité de autorregulación, donde las cadenas televisivas son a la vez juez y parte. Las consecuencias están a la vista.

Las personas victimizadas necesitan apoyo social para su recuperación ¿Considera adecuado el tratamiento de las noticias en materia de víctimas por parte de los medios tanto en cantidad como en la calidad? ¿Propondría algún cambio al respecto?

Creo que la única esperanza radica en que las víctimas, a través de sus asociaciones más representativas y contando con la complicidad de los profesionales con sentido ético y de responsabilidad, hagan valer su dignidad y respetar sus derechos.

¿Cree que los medios de comunicación pueden jugar un papel importante en la prevención del delito? ¿Se apuesta en este sentido?

Una información de calidad aporta elementos formativos que ayudan a prevenir los delitos. Pero es evidente que se hacen necesarias acciones específicas frente a determinados delitos – por ejemplo, las redes de pederastia a través de internet, el acoso escolar, etc.- que tienen que ver con el nuevo entorno tecnológico y con el uso masivo de los llamados dispositivos móviles inteligentes.Hay algunas apuestas en esa dirección -entre ellas por cierto, las del Cuerpo Nacional de Policía a través de Facebook y twitter- pero son la excepción.

A lo largo de su trayectoria profesional se ha ganado la credibilidad y el respecto de profesionales y el público en general, por su rigor, sensibilidad y capacidad empática. Su opinión puede ayudar a las víctimas ¿Qué le recomendaría a las personas que han sufrido la violencia y que visitan nuestra web?

Que se dejen ayudar. Ante todo y sobre todo, eso: aceptar la ayuda en vez de empeñarse en salir adelante en solitario, o, mucho menos resignarse al sufrimiento sine die. Vamos con naturalidad al dentista o al oftalmólogo, pero nos resistimos a acudir al psicólogo. Los estados de ánimo son la parte más importante de nuestra salud.
Vuestra web supone, además, una posibilidad clara de obtener la información necesaria para reclamar los derechos como víctima o simplemente como ciudadano. Tener información y contrastarla con profesionales, toda una oportunidad .

Le gustaría añadir algo más.

Os deseo mucha suerte en la tarea pionera y tan inequívocamente social que habéis emprendido. Porque vuestro éxito será también el de las víctimas.

Sr. Lobatón ha sido un verdadero placer contar en nuestra Unidad con su opinión. Gracias y enhorabuena por su trabajo en Crimen & Investigación.


'Entrevista Paco Lobatón' has no comments

Be the first to comment this post!

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Instituto de Psicología jurídica científica, Todos los derechos reservados,Política de protección de datos.