Entrevista Cristina del Valle

images

“El amor no hace sufrir (…)  el amor no es la hostia”

En 1990 forma el grupo Amistades Peligrosas editando para la multinacional EMI cinco discos y recorriendo toda Latinoamérica con los mismos. Mujer comprometida y sensible a la situación de las mujeres víctimas de violencia, en 1999 crea la Plataforma de Mujeres Artistas contra la violencia de género y es llamada para intervenir en el Senado dentro de la comisión mixta contra la violencia de género. En 2004 fue nombrada Embajadora en España para la Campaña de los Objetivos del Milenio de la ONU y a lo largo de estos años le han concedido diversos premios de diferentes organizaciones de mujeres e Instituciones de toda España. En 2012 reaparece “Amistades Peligrosas” junto con Manu Garzón con airefresco y renovado. Su último trabajo, “El arte de amar”.

“No podemos trabajar para cambiar el mundo desde la rabia, el dolor o la venganza, tenemos que hacerlo desde el amor”

Cristina, en primer lugar queremos agradecerle que nos dediques estos minutos de su tiempo en plena gira del último trabajo de Amistades Peligrosas, “El arte de amar”. Como es costumbre en nuestras entrevistas, la primera pregunta no puede ser otra: ¿En qué situación considera que se encuentran las víctimas de violencia en nuestro país?

Yo también quiero darles las gracias por esta entrevista y felicitarles por su trabajo y su compromiso en la lucha contra la violencia de género, la mayor lacra social y la más impune en
el mundo. Cuando hablamos de las victimas de la violencia de género tenemos que hablar de las mujeres que la sufren, de sus hijos e hijas y de la familia dependiente que en muchos casos convive con el maltratador dentro del mismo espacio familiar y sufren sus agresiones para ver así las dimensiones de la violencia de genero y al entorno al que afecta. Cuando hablamos de la situación de las victimas tenemos que nombrar varios aspectos, por un lado, la situación psicológica, ya que la violencia ejercida durante un tiempo, tanto psicológica como física, provoca en las víctimas lo que llaman l@s experto@s el síndrome de indefensión aprendida, un síndrome adaptativo que impide en la mayoría de los casos a las mujeres poder evaluar su situación y, cuando este síndrome esta incorporado en su ultima fase, quien lo sufre suspende todo juicio crítico sobre su agresor autoinculpándose en muchos casos. Por eso no podemos exigir a las víctimas que sean sus evaluadoras, sus psicólogas, sus abogadas y responsables en definitiva de resolver su situación. La violencia contra las mujeres es un problema que la sociedad causa a las mujeres y no un problema de las mujeres. Por lo tanto es una obligación de las instituciones, del estado y de la sociedad poner fin a esta lacra que se cobra la vida cada año en este país de casi un centenar de mujeres.
Otro aspecto es el institucional, contamos con la ley integral contra la violencia de genero de 2004, un instrumento fundamental que en la actualidad ha sido descargada de presupuesto y debilitada en su aplicación. En el plano social es cierto que se ha conseguido, gracias al trabajo de los movimientos de mujeres en este país, poner en primera plana de los medios y de las agendas políticas la lucha contra la violencia pero todavía tenemos una sociedad que aunque rechaza esta violencia no la mira desde la perspectiva de genero, no tiene clara en que se asienta, ni que es una violencia estructural basada en un modelo cultural discriminatorio donde quien maltrata percibe a la mujer como un ser no portador de derechos y que en su construcción de la masculinidad lleva implícito el derecho a dirigir , controlar y mandar sobre la vida de las mujeres con las que establecen relaciones.

Tras años de lucha de asociaciones y plataformas en defensa de los derechos de las mujeres, entre ellas la que usted fundó, “Mujeres Artistas contra la Violencia de Género”, ¿Qué balance hace de la Ley Integral de Violencia de Género después de conocer los trágicos datos de este recién estrenado año?

Las leyes por sí mismas no modifican las conductas pero si mandan mensajes muy claros y la ley contra la violencia era fundamental y lo ha sido ya que en su elaboración se contó con la experiencia y el trabajo de las organizaciones feministas y l@s exper@s que llevaban años trabajando esta situación. El problema de las leyes es que se apliquen y que se doten de presupuesto. En estos momentos todos sabemos que bajo la coartada de la crisis han sido recortados todos los presupuestos destinados a esta lucha, han sido reducidos los juzgados de violencia de género, las casas de acogida, los destinados a campañas de sensibilización, a la formación de profesionales, al derecho de las victimas, como recoge la ley a la asistencia jurídica y psicológica gratuita. Y otro aspecto que tenemos también que poner en valor es la interpretación de los jueces y fiscales de la ley. De nada nos sirve una ley si quien la aplica lo hace desde un criterio o una determinada ideología y son demasiados los ejemplos de sentencia minimizando la violencia contra las mujeres o culpabilizándoles en muchos casos o cuestionando su credibilidad.

¿Qué opinión le merece las declaraciones de conocidos jueces y políticos que ponen de manifiesto la existencia de denuncias falsas en violencia de género?

Pues lo que te decía anteriormente que de poco nos sirven las leyes si quienes la aplican tienen una ideología machista y se posicionan respecto a la violencia de género culpabilizando a las mujeres, haciéndolas responsables o minimizando el delito. Vivimos en una sociedad machista donde las conquistas de las mujeres son vividas como pérdidas de estatus o poder de algunos hombres y por eso aparecen las resistencias y el descrédito hacia las mujeres, hacia su credibilidad, hacia sus denuncias o sus demandas. Frente a estos juicios nada inocentes y perversos tenemos los datos irrefutables que nos dicen que en todas las demandas hay siempre un pequeño índice de demandas o denuncias falsas pues precisamente el más bajo de todos esos índices se da precisamente en las denuncias por violencia de género ya que a ninguna mujer le reporta ningún beneficio una denuncia falsa de este tipo y precisamente este es uno de los delitos donde las víctimas por conocer a su agresor y por el miedo y el daño psicológico causado por el mismo menos denuncias hacen. Los datos hablan por sí mismos, las denuncias falsas rondan el 9% en todos los delitos, pero en violencia de género no llegan ni al 4% y esto lo confirma, entre otras organizaciones, las Mujeres Juristas Themis.

Las cifras nos alertan de un incremento de la violencia en parejas adolescentes. Cristina, a propósito del título de su último disco, ¿Amar es un arte? ¿Nos enseñan a amar adecuadamente?

Precisamente esta es una de las claves de la violencia de género, la cultura amorosa en la que somos educadas las mujeres y los hombres. Y como el modelo cultural no ha cambiado por eso la sociedad sigue educando en la misma desigualdad y con los mismos valores que incorporan nuestras jóvenes y por eso la violencia se sigue dando. Muchas siguen incorporando en su relación, que el hecho de de su pareja las llame veinte veces por un móvil o les diga como se tiene que vestir es un plus de amor y no un acto de control y no respeto. En la cultura amorosa en la que se educa se identifica control, abuso, no respeto de los tiempos y de las amistades y el aislamiento como pluses del amor.”¡Cuánto me quiere mi chico que me quiere solo para él!”… esto es algo muy habitual. Los chicos, además, siguen sometidos a lo que se llaman las dictaduras de la pandilla, a las pruebas constantes de masculinidad a través de conductas de riesgo, violentas, dominantes y competitivas y así se sigue construyendo la masculinidad. Por lo tanto, el cambio de modelo amoroso se hace fundamental y eso pasa por un modelo educativo muy diferente .Y por supuesto no hay títulos de amor para los que golpean o maltratan, el amor no daña, el amor no hace sufrir y como decía una excelente campaña contra la violencia el amor no es la hostia.

En su trayectoria profesional está impreso el compromiso social y las letras de sus canciones no olvidan a los que sufren ¿Qué le recomendaría a una mujer o un hombre que sufre la violencia física o psíquica de su pareja.

A pesar de todo a mi me gusta hablar en positivo y en vez de victimas creo que somos supervivientes y me incluyo ya que yo, como muchas mujeres la sufrí en mi infancia. De la violencia se sale y se recompone la vida como lo hacen millones de mujeres cada día en el mundo. La palabra víctima parece que posiciona en una situación eterna y de la que no se puede salir, “sobreviviente” habla de que tras él se vuelve a vivir. Este es un mensaje fundamental ya que la violencia llega a hacer sentir a las mujeres que la sufren que no hay salida y en muchos casos, y doy como dato el altísimo numero de suicidios que no aparecen en los medios ni se computan pero están ahí, hay mujeres que teniendo detrás un cuadro de violencia ante la no visión de la salida son inducidas al suicidio tras un cuadro de violencia enmascarado en un diagnostico de depresión.
Se puede salir, por supuesto, y recomponer la vida y ser feliz pero de eso somos responsables todos, toda la sociedad le debe justicia a las mujeres. Y puntualizar que la violencia de género según la propia definición que da Naciones Unidas es la violencia que ejercen los hombres contra las mujeres por una situación histírica de discriminación y desigualdad. Por lo tanto no podemos meter aquí a los hombres ya que hablaríamos entonces de otro tipo de violencia y de delito.

No podemos terminar sin preguntarla por “Amistades peligrosas” y el éxito de su nuevo proyecto musical al lado de Manu Garzón. ¿Qué podemos encontrar en “El arte de Amar”? y ¿Qué tal la gira?

El arte de amar es un homenaje a una de las defensoras de derechos humanos mexicana llamada Lydia Cacho que es mi hermana del alma y su trabajo defendiendo a las niñas y mujeres traficadas, estuvo a punto de costarle la vida en varias ocasiones. A pesar de todo lo sufrido y de llevar una vida siempre con protección policial y amenazas Lydia siempre me decía que no podemos trabajar para cambiar el mundo desde la rabia, el dolor o la venganza, tenemos que hacerlo desde el amor .
El arte de amar habla de temas como el racismo, el amor, la pasión, el desamor, el viaje de la vida y de que es posible cambiar este mundo y darle la vuelta. Y haber vuelto como Amistades Peligrosas de la mano de mi compañero Manu Garzón es todo un lujo ya que además de un grandísimo artista es un hombre comprometido con la construcción de otro mundo posible. Esta es una etapa en la que estamos disfrutando más que nunca de nuestro trabajo y ahora estamos llevando este proyecto a latinoamerica donde el grupo fue y es muy querido.

De nuevo muchísimas gracias por compartir con nosotros su opinión y por su apoyo a las víctimas .

Enhorabuena por ese fantástico disco y mucho éxito.


'Entrevista Cristina del Valle' has no comments

Be the first to comment this post!

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Instituto de Psicología jurídica científica, Todos los derechos reservados,Política de protección de datos.